Menú Principal
5 de julio de 2018

Organizaciones de la Sociedad Civil se capacitan en metodologías participativas para el desarrollo sostenible de sus territorios

El taller fue realizado por el Proyecto Comunidades Mediterráneas Sostenibles (GEF CMS) del Ministerio del Medio Ambiente y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y reunió a representantes de organizaciones co-ejecutoras del proyecto en las regiones de O’Higgins, Maule y Biobío.

Entre los días 26 y 29 de junio, en Talca, el equipo del Proyecto GEF CMS y profesionales del Ministerio del Medio Ambiente, realizaron el Taller de Capacitación “Enfoques metodológicos para el desarrollo de Iniciativas a Escala Territorial (IET)” dirigido a representantes de las organizaciones co-ejecutoras. La iniciativa tuvo como objetivo difundir las definiciones, etapas y resultados esperados de las iniciativas a escala territorial, además de consensuar los enfoques metodológicos para la implementación de cada una de las etapas, y realizar una inducción a los procedimientos y requerimientos financieros y administrativos del proceso.

Cabe señalar que cada organismo co-ejecutor está implementando la primera etapa de una IET (identificación del territorio o paisaje) mediante la delimitación del área de trabajo utilizando información disponible sobre biodiversidad, servicios ecosistémicos, actividades productivas locales, redes de asociatividad y cadenas de valor, y capital social y gobernanza local. Para ello, el taller abordó técnicas para la elaboración de mapas participativos y criterios para la identificación de actores clave del territorio. Así mismo, se trabajó de manera práctica en la aplicación de algunas metodologías que permiten la planificación participativa del territorio, desde la construcción de una línea base socio-ambiental, hasta la elaboración de un plan de gestión territorial integral de mediano y largo plazo, incluyendo un portafolio de proyectos para ser implementados en el corto plazo (12 meses) por parte de otras organizaciones comunitarias del territorio.

El taller contó con la participación de los siguientes organismos co-ejecutores: Centro de Desarrollo Sustentable de Pichilemu (CEDESUS); la Agrupación Defensa y Conservación Maule-Mataquito (ADEMA); y el Comité Coordinador Campesino Comunal de San Nicolás. Éstos destacaron la valiosa oportunidad de compartir experiencias y saberes entre las organizaciones, comprendiendo la diversidad de los territorios en los que trabajan y la necesidad de poner en el centro de este esfuerzo a las comunidades locales y sus visiones sobre cómo avanzar en la sostenibilidad de actividades productivas como la agricultura, la ganadería y el manejo y conservación del bosque nativo y los humedales, en un contexto de desarrollo territorial marcado por el predominio de monocultivos forestales, creciente escasez de agua y amenazas asociadas al cambio climático como los incendios forestales y fenómenos meteorológicos extremos.

A partir de este taller y durante el segundo semestre de este año, las organizaciones co-ejecutoras continuarán avanzando en el desarrollo de sus iniciativas a escala territorial. Se espera así que al menos 15 nuevos proyectos comunitarios sean puestos en marcha para lograr beneficios ambientales asociados a la conservación de la biodiversidad, la recuperación de suelos degradados y el fortalecimiento de la resiliencia frente a los efectos del cambio climático, en el marco de los respectivos Planes de Gestión Territorial Integrales que se están elaborando.

¿Quiénes son los organismos Co-ejecutores?

El Centro de Desarrollo Sustentable de Pichilemu (CEDESUS) surge en 2002 y tiene el propósito de aportar al territorio con un enfoque centrado en las personas y comunidades, promoviendo la participación ciudadana en los problemas socio-ambientales del territorio y la realización de acciones comunes y el desarrollo de una conciencia social y ambientalmente responsable. Forma parte de la Red de Centros de Educación Ambiental del Ministerio del Medio Ambiente y está liderando la iniciativa a escala territorial en Pumanque y Lolol.

La Agrupación Defensa y Conservación Maule-Mataquito (ADEMA) es una organización comunitaria auto-gestionada que se enfoca en la protección y valoración del patrimonio natural y cultural de la zona costera entre los ríos Maule y Mataquito. Nace en Putú, Región del Maule, en enero del 2013 en el marco de la Ley 20.500 sobre Asociaciones y Participación Ciudadana en la Gestión Pública, y ha tenido un papel relevante en la protección de los humedales de Putú y Huenchullamí y en su reciente declaratoria y gestión como Santuario de la Naturaleza. ADEMA está liderando la iniciativa a escala territorial en las cuencas costeras de Putú y Huenchullamí, comunas de Constitución y Curepto.

El Comité Coordinador Campesino Comunal de San Nicolás nace como organización comunitaria funcional en 2005, en el marco de un proceso de fortalecimiento del desarrollo de la Agricultura Familiar Campesina con enfoque agroecológico impulsado por el Departamento de Desarrollo Rural de la Municipalidad de San Nicolás. Actualmente el Comité agrupa a representantes de 32 comités campesinos de la comuna, con más de 400 pequeños productores que se encuentran en diferentes niveles de avance agroecológico. El Comité está liderando la iniciativa a escala territorial en las comunas de San Nicolás y Ninhue.

Iniciativas en nuevos territorios

Luego de un exhaustivo proceso llevado a cabo en el primer semestre de este año, el proyecto GEF CMS está apoyando el desarrollo de iniciativas en tres nuevos territorios: las comunas de Pumanque y Lolol (Región de O’Higgins); el sistema de humedales costeros de Putú y el río Huenchullamí en las comunas de Constitución y Curepto (Región del Maule); y las comunas de San Nicolás y Ninhue (Región del Ñuble). Cada una de estas iniciativas es liderada por una organización de la sociedad civil que ha suscrito un acuerdo de subsidio con el PNUD para elaborar de manera participativa un Plan de Gestión Territorial Integral (PGTI) y un portafolio de proyectos comunitarios para la conservación de la biodiversidad, la recuperación de suelos degradados y el fortalecimiento de la resiliencia frente al cambio climático.