Menú Principal
21 de agosto de 2018

Proyecto GEF Comunidades Mediterráneas Sostenibles presenta nuevas iniciativas para las comunas de San Nicolás y Ninhue

El objetivo es generar un impacto positivo directamente a estas comunas, que llevan más de una década trabajando por una mejor calidad de vida, a través de prácticas agrícolas amigables con el medio ambiente.

“He sido una de las agricultoras que trabaja codo a codo con los campesinos y me alegro de que se haya adjudicado este proyecto, porque hay muchos campesinos que necesitaban de esta ayuda” dice la antigua dirigente María Quilodrán, Presidenta del Comité Elaboradoras de Quesillos y Tesorera del Comité Coordinador Campesino de San Nicolás, una de las comunas beneficiarias, junto a Ninhue (ambas de la Región de Ñuble), de los cinco proyectos sustentables que se llevarán a cabo en el marco del proyecto GEF Comunidades Mediterráneas Sostenibles, cuyo objetivo es desarrollar proyectos que tiendan a la conservación de la biodiversidad, el manejo sostenible de la tierra y el fortalecimiento de la resiliencia frente al cambio climático en un paisaje socioecológico productivo.

Patricio Caamaño, Delegado Ministerial de Medio Ambiente para la Región de Ñuble, señaló que esta iniciativa releva “el equilibrio ambiental, social y económico de las comunidades; pese a que muchas veces la gente campesina no se acerca a los temas ambientales, lo practican siempre y ahora con este proyecto GEF van a poder trabajarlo aún más” sostiene.

En tanto, María Francisca Meynard profesional del Ministerio del Medio Ambiente y Directora Nacional del Proyecto GEF (Global Environment Facility) Comunidades Mediterráneas Sostenibles, destacó esta iniciativa en el territorio tras señalar que “estamos trabajando acá, porque la comunidad gestiona en forma sustentable sus predios hace ya más de diez años. Y este proyecto GEF busca efectivamente trabajar con las organizaciones comunitarias con una mirada de planificación de paisaje y de impulsar iniciativas que fortalezcan aún más, el trabajo que vienen realizando en la comuna”.

Por su parte,  Paloma Toranzos., Jefa de Gobernanza y Desarrollo Sostenible del PNUD, valoró los proyectos, ya que a su juicio  “el desarrollo sostenible parte en el nivel local a través de una buena gobernanza producida por el trabajo colaborativo entre la sociedad civil, el sector privado y el público. La experiencia internacional ha identificado que una de las principales características de las comunas o regiones que han logrado un desarrollo con equidad, sostenibilidad y prosperidad, son aquellas que presentan una fuerte identidad con su territorio y donde los actores locales generan alianzas e identifican iniciativas innovadoras y sustentables”.

Cabe mencionar que, San Nicolás y Ninhue forman parte del secano costero interior del Valle del Itata. Para ambas comunas las actividades económicas más importantes son la agricultura, vinicultura, ganadería y silvicultura. Presentan además una fuerte presencia de la industria forestal y maderera, la que identifican como un factor importante en la sequía que viven las dos localidades: casi el 40% del territorio tiene monocultivos con plantaciones de especies exóticas de pino y eucalipto.

A través de esta iniciativa se destinarán recursos al Comité Coordinador Campesino Comunal, agrupación que reúne a 32 organizaciones rurales de esta zona, aproximadamente 500 personas. Dicho comité será el encargado de liderar el proceso de planificación participativa para definir los 5 proyectos que se implementarán, cada uno de los cuales recibirá de $20 a $25 millones. Es decir, serán las propias comunidades las que determinarán en qué invertir los recursos.

Se espera que a fines de este año se inicie la implementación de los proyectos elegidos a través del trabajo de planificación que coordina el Comité Campesino. Durante el mes de octubre se lanzarán también Iniciativas de Escala Territorial en las localidades de Constitución y Curepto, en la Región del Maule; además de Pumanque y Lolol en la Región de O’Higgins.