Menú Principal
30 de octubre de 2018

Profesionales del Ministerio del Medio Ambiente de Chile visitan Paraguay para conocer avances en los procesos de certificación ambiental de escuelas y municipios guaraníes.

Actividades forman parte del proyecto para “exportar” al país sudamericano y también a Honduras, ambos sistemas de certificación que son desarrollados en nuestro país, con la finalidad de aportar al fortalecimiento de la gestión y gobernanza ambiental de los territorios.

Para verificar el estado de avances en Paraguay de los procesos de certificación ambiental de centros educativos y municipios, una delegación del Ministerio del Medio Ambiente de Chile estuvo recientemente en el departamento de Itapúa, visitando las comunas y escuelas que participan de manera piloto de la iniciativa.

La embajada estuvo encabezada por el Jefe del Departamento de Gestión Ambiental Local, Carlos Rungruangsakorn Leiva, y los profesionales Miguel Santos y Bárbara Von Igel, todos dependientes de la División de Educación Ambiental y Ciudadanía. Esta es la unidad responsable de ejecutar el proyecto “Certificación ambiental estatal, un instrumento de apoyo a la gestión ambiental municipal y educacional en Honduras y Paraguay”, que se desarrolla gracias al apoyo del Fondo Chile, una instancia de cooperación internacional de la  Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID)  y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Los asesores chilenos auditaron los avances de los sistemas de certificación en algunos  centros educativos y en los municipios de Encarnación, Carmen del Paraná y Capitán Miranda.

Con anterioridad a esta visita, docentes, funcionarios municipales y académicos universitarios guaraníes estuvieron en Chile para capacitarse como auditores en los sistemas de certificación ambiental de escuelas y de municipalidades.

El proceso culminará en el primer trimestre del año 2019, fecha en que ambos sistemas de certificación ambiental ya estén implementados en Paraguay, y también en Honduras –la otra nación que forma parte del proyecto-, como una contribución al fortalecimiento de la educación ambiental y al desarrollo sustentable en ambas naciones.